Poemas 

Amor,

Como trazas iluminar mis ojos en penumbras,

Donde solo con nuestros cuerpos vencemos los años y vuelve la juventud,

Todo el tiempo damos cuando estamos juntos,

Sin mas alegria que nombrarte"mi chico".

 

Tu me das este ahora,

Este nombre vencedor del ayer y del hoy tan presente,

Porque haces levantarme siendo yo misma,

Envolviendo la habitación en risas,

 

Cosas sencillas,

Paz para olvidar al resto del mundo,

Entre canciones juegos y vida.

 

Me gustan nuestros paseos cogidos de la mano,

Nuestras cenas cómplices en miradas,

Ir de tapas y gritar por las calles:

"!Te quiero mucho!

!Que se pare este instante!"

Porque...soy feliz.

 

Iniciaste el vuelo,

al país sin retorno,

en cálida noche,

de arrullo seco,

y murmullo suave.

 

En vida larga y hermosa,

me diste todo tu ser,

tu cariño y tu amor,

pero tu mano ya no me arropa,

y tu mirada ya no me ve.

 

Tu piel pálida,

sabe que se esconde tras tu mirada:

el lamento de la eterna despedida,

yace inmovil tras tus ojos.

 

"Nunca te olvidaré" me dijiste,

"Siempre te amaré" te respondí.

 

Aún siento el tacto,

de tus manos de virgen,

de tus dedos de filigrana,

de tu risa de niña.

 

No se adonde te has marchado,

o quien cuidará ahora de ti,

no se quien escuchará tus poemas,

esos que decías para contagiarnos tu felicidad.

 

Pero llegado será el día,

en que tu y yo nos volvamos a unir,

en el abrazo sin final,

cómplice de tu sonrisa,

en el beso sin tiempo,

de llegada constante,

a tu regazo de nuevo,

para siempre,

por tu amor hacia mi,

por mi amor hacia ti,

por darme la vida,

el don más preciado que existe,

gracias por dejarme quererte,

te amo, madre.

¿Qué decir sin padecer tristeza?
Acompañar entre líneas
fragmentos justos, dedicados a ti,
mostrar tu rostro,
dispuesto a vivir,
sentir de nuevo tus pasos torpes,
 trabajados, sin mostrar cansancio,
sin temer a nada, ni molestar.


Deshojo a tu lado mi alma,
mientras cultivo un pequeño huerto,
recogiendo algunas flores silvestres,
para asomar a tus ojos bondad,
la misma expresión,
que tú me entregabas.


Volver al río,
donde aprendí a nadar,
aspirando de cada piedra, gratitud,
sin decirnos palabras,
contemplé en lo sencillo: belleza.


Dabas lo natural,
porque tu sentir es un gran campo,
que cada uno tuvimos en libertad para elegir,
aunque tu corazón te doliera algunas noches.


Distinta con este vacío que dejas en mi mundo,
a veces solitario como tu amabas,
hallaré el placer de las cosas,
ofreciendo infatigable paz,
como único consejo que dabas,
para estar siempre juntos.

Tiempo,

Temible factor,

Constante en la distancia,

Implacable en los anhelos,

Inexorable elemento que nos vuelve insomnes,

Sin obtener medida ni horizonte.

 

Noche,

Deseada o temida,

Indiferente a los cambios,

Fría y cálida a la vez,

Donde nos abrazamos y reimos,

Sin importarnos el qué dirán.

 

Sueño,

Desde donde viajamos,

A lugares que algún día tu y yo visitaremos,

Esos que hoy me llevan a ti,

Al eco de tus risas,

Tus tristezas y alegrías.

 

Amor,

El que tengo para darte,

No hoy, no mañana, eternamente,

Renacer constante de emociones y nostalgias,

De recuerdos imaginados,

En tu ser.

 

Y asi,

Cuando el tiempo se detenga en nuestro abrazo,

Cuando la noche llegue para amarnos,

Cuando el sueño de una vida juntos se haga real,

Entonces el amor nos enviará una canción,

Y nos dirá: "La música y la magia no tienen fin",

Y la escucharemos cada noche,

Volando para borrar pasadas lágrimas,

Precipitándonos al abismo de los sentidos,

El dulce barrido del amor prohibido,

Justo cuando empieza a titubear el día,

Mirándonos a los ojos,

Sabiendo que somos libres,

Sabiendo que nos amamos,

Como yo te amo hoy.

 

No existe calendario ni publicidad,
Ya sabes que es un 6 de Mayo,
Pensaba escribirte,
Que soy hermosa desde que te conocí,
Y se me subian los colores,
Aun cuando te acercas.


Arrancas de mi interior,
Igual como viento,
De cada música.
No soy impresionante,
Escritora, artista,
Desplomada de fama,
Ya me conoces mi amor.


Del capitalismo ...avaricias,
Has dado tu abrazo a esta hoja,
Y dado a una tortuga luz,
Fulgor sereno de no perderte,
Porque no eres un broche,
Ni adornos,
Lo mejor que tengo sin interes,
Eres tu.

Amor,

Como trazas iluminar mis ojos en penumbras,

Donde solo con nuestros cuerpos vencemos los años y vuelve la juventud,

Todo el tiempo damos cuando estamos juntos,

Sin mas alegria que nombrarte"mi chico".

 

Tu me das este ahora,

Este nombre vencedor del ayer y del hoy tan presente,

Porque haces levantarme siendo yo misma,
Envolviendo la habitación en risas,

Cosas sencillas,

Paz para olvidar al resto del mundo,

Entre canciones juegos y vida.

 

Me gustan nuestros paseos cogidos de la mano,

Nuestras cenas cómplices en miradas,

Ir de tapas y gritar por las calles:

"!Te quiero mucho!

!Que se pare este instante!"

Porque...soy feliz.


Ahora es ponerme en mi,

Lo hago porque te quiero,

Desde los instantes que fusiono tus ojos con los mios,

En cada momento doy gracias por conocernos,


La forma de tu figura que marcha,

Y no lo entiendo.



Tus besos decididos sin final,

Que añoro,

Cuando no estoy contigo.

La musica que se abandona,

Cuando acercas en ti la melodia,

Como las huellas que pongo en tu piel desde mi piel salvaje,

Sensibles sellos que sorprendo,

En tu sexo.



Soy como moriré,

Un fracaso,

Un sin resolver de injusticias,

Mar sin ola,

Risa en lágrimas,

La fuerza del grito,

Que se destruye.



Por ti puedo amar,

Con el sabio anhelo,

Que suspira la paz,

Sabia fuerza exacta,

Sabia fuerza de ti en mi,

La libertad de lo mas tuyo y mio,

Que jamás sabré decir con palabras.


 


Esta noche he alcanzado la cima de mis sentidos,


compartiendo el deseo de estar juntos,


conociendo tus secretos,


jugando a ser mayores.


Eres esa puerta que siempre escondió mi corazón,


y que un día se abrió repentinamente,


porque eres tú quien me conoce y me ama,


nada más cerca del cielo estar junto a tí.


Me pregunto que estarás haciendo ahora,


vestida de labores y acelerando tu corazón,


¿Pensarás en mí como yo pienso en tí?


El corredor es largo y tenebroso,


Y por el camino aparecerán lobos de negras almas,


Queriendo hacernos tropezar,


Desconociendo el valor de nuestro amor.


Y una ráfaga de viento me devuelve de nuevo a tí,


a ese perfil de rubia vaquera,


con reflejos de luna y neón en el pelo,


el amor con que siempre soñé.


Esta noche me iré a dormir embriagado de tu fragancia,


queriendo que te quedes un poco más,


suspirando tu presencia,


soñando con volverte a ver.

 

La música acaricia y duele tu ausencia,

Deja salir el ritmo de leyes,
En lo más oculto de vivir,

Sin ti.

La risa de los días,

Van al desván sin tu mirada,
Que van guardando,

La ternura de mimos y tu voz.

Ansia de rozarte,

Muero al regreso de tu piel,
Amargo beso,
Que espero,
En el sueño,

Pálido sin tu boca.

Porque amar tiene sentido,

Porque sin ti no tengo vida,
Porque si he nacido de nuevo,
Es por ti.
Porque muero y vivo,
Y no me dejes y perdoname,

Todo.

Y este trabajo absurdo,

Que mata nuestros días,
Y por todo aquello que tuve de celos,
Sólo sé,

Que muero si tu no estas conmigo.

Vida mía,
No sé vivir sin ti,
No me dejes nunca,
Pero si tu felicidad es sin mi,
Aunque muera,

Lo haré.

Lo que más duele,

Sin "su",
Sin tecnología,
Sin huertos,
Sin vegetales ni peces,
Sin carnes,
Sin tensión,
Sin colesterol,
Sin pulso,
Sin naturaleza,

Sin religión.

Nada me duele más,

Que estar sin ti,
Sin música,
Sin vista ni oído,

Sin que me veas dormir.

Lo mas perfecto que soy

Es....AMARTE

 

Amo escribir,

Lo mismo que observo obras,
Al paso de los tiempos,
Y se añoran las diversas formas,
Que tu mente y la mía,
Hacen mil preguntas,
Mientras contemplamos,

El universo.

Caminas como todos en uno,
Hasta lo más pequeño,
De tus sentimientos,
Ser páginas abiertas,

En ofrecer un NO a las injusticias.

Todos podemos darnos cuenta,
De las mismas cosas,
Cada uno lo expresa distinto,
En las esperas a los envenenados,
Hasta en un tono amable,

Serias burlado.

Contemplo el día,
Con gesto de culpa,
Las desgracias, la oscuridad,

La que parte de mis ojos sin ver.

La felicidad debate a los locos,
Los que no sienten miedo a nada,
Toda pobreza en seres buenos,
Desafíos de la sociedad,
Porque hacen ropajes,
En dañar a los débiles,

Con mentiras.

Y algunos no derriten la belleza,
Ante tanto universo por contemplar,

Y comprender.

Ataco por devorar y almaceno,

Solo vidas que te quieran,

Sin ningún interés.

Como gota congelada por el invierno,

derritiéndose al calor de la primavera,

tu amor fue fluyendo por mi ser,

lento, seguro...

Al refugio de tu boca la mia corrió,

fundidas en placentera unión,

descubrimos un nuevo mundo juntos,

mientras el viento nos llamaba al hogar.

Como en un suspiro la vida se nos pasó,

dichosos de vivirla,

sin lamentos o reproches,

con dicha y felicidad.

Las hojas caían ya de los árboles,

anunciando el inminente otoño,

mientras tu y yo seguíamos sumergidos,

en el eterno beso.

Y el río que nos vió nacer,

pronto supo albergar,

la dulce esperanza,

el eco sin límite,

de vivir para siempre unidos,

mientras esperamos deseosos,

la llegada de una nueva primavera.

Gifs Animados - Imagenes Animadas

BEETHOVEN

Yo Te Amo Tanto Como Tú A Mí Op. 123

Yo te amo tanto como tú a mí,

a la tarde y a la mañana,

aún no hubo un día donde tú y yo

no compartiéramos nuestras penas.


Fueron compartidas por ti y por mí,

fáciles de soportar;

tú me consolabas en la aflicción,

yo lloraba con tus lamentos.


Por eso, la bendición de Dios sobre ti,

tú, alegría de mi vida;

protéjate Dios, guárdete para mí,
 protéjanos y guárdenos a nosotros dos.

Beethoven - Ich liebe dich (Je t'aime)


 

Miro el reflejo un rostro
Mapa de los años
Paisajes sumergida en sueños
¿Qué haré mañana?
Casi las sombras pueden
Las babas de las estrellas
Tan lejanas con Luna
Estan los ojos de niña
Se van decorando en luz con juegos
Un cuerpo veinte años atrás
El humo del espacio
Se agita por tener amor
Aun puedo ser grande
Existo en el espejo
Ser feliz como soy
Es el valor que permanece en vuestra belleza

Imaginar que mis sueños,
No es una hoja que se duerme,
Ni mil tempestades sobrevivir,
En tortuga.

Te debo seguir viva,
Cada gota vieja de los años,
Tiempo sobre mis espaldas,
Para que absorba lo que me duele.

Tus palabras, esa rebeldía,
Por hacerme feliz,
Esta mi piel que nace en ti,
Mi poca soledad,
Inmensa de agua en la tierra,
Por ti.

Soy la esponja,
Que aprende de tí,
Tu respeto a la verdad,
Lo que soy con tu sonrisa.

Y escribo sin miedos,
Por todo lo que vuelo en libertad,
De ser yo misma,
Y en cada momento,
Te amo M Ángel

 

¿Qué sabe el hombre?
Si sólo transmitimos nuestros miedos
egoismo y límites.

Sabemos más allá de la religión
Y sociedad manipulados.
El surgir de los polticos
de seres con gran poder.

¿Encuentran amor?
les da igual.
La echo de menos
Esa conducta sin interés
Tu compañía, hicieron mis grandes momentos
Que enzarzan la gran virtud
De ser mejor que un ser humano
Siendo contigo un animal más.

No haré frases
Propias de poesia
No canalizare una mirada tuya.

Eres una verdad más cercana
Entrego todo mi amor hacia ti
Sin castigos ni adiestros ni modales.

Porque entregar tu belleza
Desde dentro hasta fuera
No hubiera sido la situación final
Cuanto quiero a mi pequeña Lida
Estas en mi siempre.

Paseamos juntos a la orilla del rio,


descubriendo cantos anidados en derredor,


A la luz privada de la tarde,


recorremos esos lugares que un día fueron tuyos.

Construimos emociones allá donde vamos,


deseando el beso,


anhelando la caricia,


esperando la dicha del proximo encuentro.

Juntos soportamos el dolor,


ayudamos a aquellos a quienes amamos,


sin falsos intereses,


sinceros de corazón.

Vivimos la fantasía,


del lugar que nos pertenece,


ese que un día será nuestro,


y del que disfrutaremos hasta el final.

Y le cantamos a la vida lo que ésta nos regaló:


el sueño, la dicha, la razón,


el sueño de disfrutar juntos cada amanecer,


la dicha de saborear cada pequeño momento como si fuese el último,


la razón que me une a tí para decir...


TE QUIERO.


En tu mirada, supe libertad

Enfrente, acogida de tus manos

Placer de ser feliz.


Compartimos cada segundo

Un único momento

Tus sentimientos, comprendernos.


Esta tu voz, todo respeto

Porque tal vez a cualquier hora

Convertida en una gran reserva

De buenas ocasiones

No te hubiera hallado nunca.


Nuestro lugar es sencillo

Desde que te vi

Añadimos amarnos

Dulces como niños.


Hasta dentro de un silencio

Sin palabras

Todo cobra sentido

Sobre el vacío de existir.


El interior juega su sentido

Mas salvaje

Beber del manantial

Con forma de buen sentir.


Gracias a cuanto soy

Desde que te conocí

Porque unidos

El grito de nuestra riqueza

Sin deseo en más

Tú mi vida.


Que critiquen días solitarios

O juzguen sin saber

Regreso sexo con amor

Y cuando tocas tu guitarra

Mi cuerpo es temblor.

 

Sentada a la diestra de la naturaleza,


Brillando al Sol de mediodía,

Una niña se asoma a mi balcón.

Libre, bella, sincera,


Va dibujando círculos entre las hojas.


Conoce el dolor,


Pero no se amilana ante la adversidad.


Y cuando me besa el tiempo no fluye,


Más que para decir que sigamos adelante en nuestro existir.

La niña de ojos de jade respira a mi lado,


Y como si de un sueño sin fin se tratase,


Yo me siento bien cuando ella está bien.

Colores dibujará el viento,


Noches eternas nos enviará la Luna,


Pero sin ella yo no soy nada,


Porque ella es mi vida, mi alma y  mi sueño eterno.

                             


No quiero estar arriba,

Solo quiero estar siempre juntos.

No quiero brillar como luz,

Mi vida gota a gota eres tú.


Aquí hay canciones,

Nuestro paraíso, la sencillez,

Porque somos más que líneas monótonas...


Estamos abajo, en nuestro sonido,

Cuando beso tu cara, manos, labios,

Entre tanta juventud,

Que el silencio conviertes,

Un palacio tuyo de interior.


Tu olor consumo,

Longitud sensual que escuchas,

Imagen a distancia,

Centro de la niebla,

Que solo tu sabes enrojecerme.


Para que en cada lugar,

Aun fatigada,

O sin ganas de vivir,

Saques lo mejor que aprendo,

Amarte.

LEOPOLDO MARÍA PANERO

-In Memoriam-

Más allá de donde


aún se esconde la vida, queda


un reino, queda cultivar


como un rey su agonía,


hacer florecer como un reino


la sucia flor de la agonía:


yo que todo lo prostituí, aún puedo


prostituir mi muerte y hacer


de mi cadáver el último poema

Yo soy una loca poeta,
que sueño caminos nuevos,
que busco, en miradas melancólicas,
la veta del amor,
que rio, lloro por la pasión de la vida ...
Porque soy una simple poeta...
un cantor en verbos del ayer y de hoy,
con metáforas de vida y de colores...
Soy un arlequín que juega con las letras
y las hace sentimientos.
Una poeta que es loca felíz de sentir,
expresar, compartir...
dar como solo los inconscientes saben dar,
cuando no hay cordura
y nos invade un halo de poesía...
Soy la loca poeta, una soñadora, trovadora medieval
o una triste payasa que juega en la vida y me divierte,
también me llena de pesares.
Soy esa poeta de la calle,
la de la mirada triste de a momentos
y la de la mirada de fuego ...
¡ Si ! soy una poeta loca,
felíz de ser una delirante normal...
que mira lo que sucede a mi alrededor, vida misma...
y la disfruta como una niña con un dulce...
Tan loca soy que beso el rostro de la muerte
en cada poesía de amor
y revivo en cada beso, con la ternura, la caricia .
El encuentro de enamorados me hace sentir viva...
y palpita mi pluma en estas hojas...
Y voy por el mundo con mis manos llenas de poesía...
te regalo una... la dejo fluir,
es como una liebre y es libre..
Esta loca y simple ser es solo una poeta loca...
uno más... entre muchos del mundo y me digo...
¡por suerte existen!!
quienes dejan su vida en letras
y qué tristes aquellos que no son poetas locos

(AUTOR DESCONOCIDO)

Que sin ti mi amor muero

Que sin ti el revivir no quiero

Que sin ti mi niña rey no soy

 

Que por ti mi amor nazco cada día

Que por ti no existen cargas

Que por ti levanto mi alma feliz y dichosa

 

Que no vivo que no estoy sino es contigo 

Que no deseo yacer sino a tu lado 

Que no deseo morir sin el dulce sabor de tus labios

 

Cuando la tierra que nos vio nacer

Vuelva a nosotros exultante

Tú y yo naceremos de nuevo

En el resurgir constante

Del eterno amor

Que no tiene principio

Que no tiene final

 

Pero antes de eso…

Comamos y bebamos

Riamos y viajemos

Besémonos y amémonos

Pues si corta la vida es

Más corta es la dicha

De saberse presa del camino

Sin haber disfrutado

De la sonrisa de tus labios

Del beso de tu boca

De la rosa y del pincel

 

Nuestra cueva nos espera

Ella nos llevará al paraíso

Ese que existe porque tú existes

Ese que visité por vez primera cuando te conocí

El eterno paraíso de nuestro amor

 

Navegamos por océanos de incomprensión,

Hundidos en la marea de la indiferencia,

Nos supimos poseedores de la palabra,

Ausentes de pasiones,

Carentes de amor.

 

Y fuimos niños que creíamos en visiones,

Nos refugiábamos en juegos olvidados,

Celebrando cada domingo de TBO,

Precipitándonos al rincón del castillo de grillos,

Bailando con el café del momento,

Llenándonos las rodillas de heridas de futbol.

 

Y cuando paseaba por el barrio,

Me preguntaba ¿Cómo seria ella?

La mujer que acaparase mis pensamientos,

La que por ella suspirase,

La que por ella muriese.

 

Pero no la hallé entonces,

Ocupado como estaba en seguir siendo,

El niño estúpido de parvulario,

Que no distinguía un beso de una mirada.

 

Pero el sabio tiempo nos enseña,

Que hay que continuar andando,

Por calles de empedrado,

Para saber que ese día ha de llegar,

Y ese día llegó.

 

Hoy se que todos mis naufragios, ausencias y refugios,

Tenían que conducirme,

A ti.

 

Por ti he aprendido a ser mejor persona,

Por ti no me he hundido en el odio hacia mis semejantes,

Tú me has salvado de una existencia triste y oscura,

Tú eres la luz que alumbra mi ser,

Y en ese rincón de mi barrio donde siempre te busqué,

Te veo ahora,

Ahora se que es volar,

Ahora se que es  vivir,

Ahora se que es amar,

Y todo te lo debo,

A ti.

Porque estar a tu lado es un renacer constante,

Porque tú me has hecho,

Nacer de nuevo,

TE AMO

A mi niña shika

Te encuentro,

En el frío de una mañana de invierno,

En esa risa de una chiquilla yendo al colegio,

En la mirada del neón que anuncia un viaje,

En el canto de los árboles movidos por el viento.

Te abrazo,

En los portales llenos de lluvia,

En los granizos con los que jugamos,

En las playas que se nos vuelven quebradizas,

En los paseos de tardes de café.

Temo,

Por cada palabra dicha en mala hora,

Por el lastre de mi pasado,

Porque un día aparezca de tus labios,

Un amargo beso,

Y me diga adiós,

Para nunca más volver.

Te añoro,

A cada instante del día,

Como si fuera el último,

 

En cada esquina te añoro,

Suspirando con inquietud,

Que la distancia no suponga amargura.

Te quiero,

Con certeza planetaria,

Con abierto corazón,

Rogando que si existe la magia,

Realice el milagro de unirnos,

Para siempre y por siempre,

Y nunca decir adiós.

Y Te amo,

Con nobleza y con pasión,

Con sincera y plena devoción,

Pues tú eres mi única religión,

Para esto fui creado:

Cuidarte y protegerte,

Todos los días de mi vida.

Y para mí,

No hay lugar ni escenario más hermoso,

Que el saberme en tus brazos cada día,

Despertar al alba observando tu cuerpo entre sabanas,

Desquiciarme en el tiempo y en el espacio de tu ser,

Formar parte de ese giro desde el fondo de tu tierra,

Para, juntos, crear la más bella de todas las locuras:

El amor,

Mi amor,

El amor que siento por mi niña chica.   

Cuando escribo puedo acariciar
jugando con el papel
del fondo mi sed lo muestra,
otros son recuerdos.


Hay quien sonidos escucha
y la palabra se torna nube,
ausencias de un mar,
los campos perdidos,
o una longitud por dibujar
en sus pupilas,
salir de la luz,
líneas creadas de sueños.


El interior camina
aun sin razón
y se haga un paraíso.


Sentido más bello,
afinar hartos, llenos,
incluso caprichos.


Grandioso escribir
sobre páginas en blanco
que tanto la vida nos asuste.


Cómplice me sentí, desde niña,
dejé huellas a mi paso,
reflejos en mil preguntas,
acariciando otras esperas.


Gran escuela en mi cerebro,
quité lo que otros piensan
y marché sin vacíos
ascendiendo al beso
menos cruel
del planeta "LA TIERRA".


Una copa de vino transparente
corriendo entre sombras
con mil disculpas
por quienes levantan convertir
la poesía en metáforas
en fábricas desnudas.

 

Yo la disfruté deformado
vuestro ritmo
me acariciaba,

el discutible alma,
en misterios
que daban alas
a mi propia vida.


Crece sonreír
cuando comienza la tristeza
entonces las fronteras
lenta de mi propio aliento
me abre más el mundo en calma.

 

  

    Cuando el bosque se llene de hojas,

    Cuando el árbol se quede marchito,

    Cuando el sol caliente nuestros rostros,

    Cuando la tierra desnude su aroma,

    Será cuando nos fundamos tú y yo,

    Aprendices en amores,

    Maestros en sentir,

    Que no hay dicha más hermosa,

    Que el saberse amado por una hoja,

    Aquella que queda en el árbol,

    Arropada por el viento,

    Al amparo de ese instante,

    Que nos devuelva la felicidad constante,

    El beso entregado,

    Con amor deseado.

No quiero perderte,
no tengo prisas,
es un ritmo que mimo,
porque todo en ti,
suena a vida.


Caminar con ilusión,
sobre campos, parques y aceras,
siempre con el ansia de abrazarte,
hasta en misterios,
de otros senderos,
una densa visión,
que nos deja el corazón,
de apetencias y anhelos.


No quiero perder,
la felicidad,
ni el sin fin de caricias,
en mi cuerpo.


No quiero perder,
tu sonrisa,
ni los lunares que se despiertan,
enredados en nuestros secretos,
cuando atrás,
queda la espera.


No quiero perder,
la paz que extiendes,
como estelas de hilos en silencio,
son palabras tuyas,
que iluminan cogidos de la mano,
sobre infinitos besos.


Has llegado día tras día,
tallando más amor,
en mi interior.
Nuestra canción eterna,
suena una y otra vez,
y es por lo mucho que te quiero,
Que no quiero perderte,
No quiero perderte.

Cómo soy
desde que te siento
cuando te miro,
y al echarte de menos
en este mundo
un sol que agoniza
entre otros la voz
que ya no importan.


Cómo eres
si te doy el beso
observando tus ojos profundos,
y si no estoy a tu lado.


Haré hojas
buscándote
siempre sobre el viento,
sujetaré fuerte
con el mismo anhelo
desde que te vi
por primera vez.


Nada termina ni cae
al compartir
lo más duro de la vida
en ti,
o pongo una sonrisa
emigrando en tus manos
para descubrir una tierra
más libre
sin cansancios.


Te llamo
mi niño gigante
porque eres la rama
juntos
hallada de esta existencia,
gran amor,
uniendo lo más puro y bello,
naturaleza.


Como soy
si te quiero noche y día
ante todas las cosas
si ya no puedo vivir sin ti.

 

Cuando me ves indecisa,
agotada por momentos
y tú en la distancia.


¿Cómo eres?
si tus sueños
no pudiera alcanzarlos,
si tendida a tu lado
te doy mil tequieros.


Al estar lejos
aguardando que arropes
mis piernas y labios.


Tierra de tristeza
de poca paz
ruinas y el hambre
soy diciéndote,
que me importa el mundo,
porque sin ti,
del mismo modo muero.

Nunca olvidaré
la fortuna de todo cuanto sentí
ese día no lamenté
mi correr por la vida sin paz,
esos momentos escasos,
me los entregaste tú.


Solamente juzgué una libertad
no puedo contar...
por raros que seáis
acomodados en el mundo,
ni los que acodician más riquezas
hasta el cautivo,
que de miedo hicieron pobre.


No pido, te das,
el descanso, de mis manos,
el morir cuando te vas,
mi temor de perderte,
observar en ti mi yo.


¿Cómo callar?
Si levantas poco a poco
la verdad más sana
verme feliz.

 
Una hoja nada acierta
cayendo en tu ausencia,
desde un día seis de Mayo
nació y crece nuestro amor.



Vas en mí,

Al entrar su claridad la mañana,

Cuando cantan los pájaros,

En duro frío sobre los árboles.

 

En la cama mi corazón te cubre,

Desde mis labios a los tuyos,

Con el viento matutino,

Te llevará adónde estés,

Amor.

 

Plenitud inmortal de las tardes,

Abierta al deseo contigo,

Porque eres en mis ojos,

Un fruto jugoso,

Ignorando al mundo,

Cuando el sol parte,

Creando infinitos rayos,

Arropados en nuestras sonrisas.

 

Eres el color de mi nada,

Con los ojos cerrados,

Creando en la oscuridad,

El despertar como el mar,

Subiendo inmenso,

Desde mi corazón al pensamiento,

Sabiendo ya la noche,

Que sólo tú eres mi sueño.

En silencio añoro tus ojos

En silencio canto tu risa

Cuando las voces frías

Asoman traicioneras.

 

Perfiles siniestros de murmullos caducos

Rompen en la noche los deseos

Manifiestos que ambicionan corazones

Oscuridades mermadas sin anhelos.

 

Y es entonces cuando un hermoso pájaro

Sobrevuela a nuestro alrededor

Nos alimenta de trinos y melodías

Anunciando que solo es amor lo que nos mueve

A estar cada segundo juntos

Tu en mí

Yo en tí.

 

La dulce melodía del amor

Que nace de dos corazones

Con la fiereza de nuestra energía eléctrica

Con el poder de la naturaleza salvaje

Siempre constante, siempre impenitente.

 

En silencio añoro tus labios

En silencio canto tus pechos

Cuando se que dentro de poco

Nuestras almas se tocarán de nuevo.  

Me quedo en el aire de la tarde,

con el mundo de tu imagen,

la luz es más bien un recurso,

la idea es tenerte junto a mi,

Soñando convertir, todo el interior,

invitarte, como muchas veces,

aún violando este momento que no estas,

al siempre rostro que enciende el sexo.

 

Quiero donde tus palabras,

unidas al juego de tus manos,

vivan alegres, señalando nuestros cuerpos,

en la realidad de un sol por la ventana.

 

En lo más intimo se filtra el amor,

paraliza otras huellas,

lejos del hielo,sin ser espectador,

giramos, el frío

¿Qué vida en el silencio no tomar tu piel?

Salir buscando salvaje tu olor,

iluminar la mirada, latidos de juegos,

jamás pactada, donde la materia desconoce,

amarrar tus piernas, con las mías,

y quizás solo un grito sea cantar...

te quiero.

La noche parpadea, rayos de estrellas,

es un instante donde pongo tus ojos,

hiere el deseo como el astro infinito,

ardiente, profundo pero sereno,

cuerpos místicos inmensos, al enigma.

 

Perdida en la música, fragancias de mis consuelos,

desde el abismo, transportada desde dentro

a todos los sentidos,

melancólica a ese olor a café, aquella tarde juntos,

no se evapore tu rostro que sonreía

en esta oscuridad de la ventana,

cuando el mundo que ignoramos,

queden por entrar besos agitados

y hasta la hierba mas tierna, comeré de tus labios.

 

Negras flechas, se clavan en mi mente,

ojos, que no se hacen fugaces,

quiero que junto a tus manos,

brillen sobre mi pecho.

Estos pies descalzos, ya no quieren soportar todo el día

Desde que se vieron desvelados a las seis de la mañana

Tranquilos, quietos, lugar menudo

Convertidos cómplices a la fuga.

 

Más adelante, gozo sobre la idea de caminar, otro viaje

Lejos y alrededor de la vida, reflexión, mentiras

Con los agrios del amor, el tiempo transcurre

Las sonrisas cínicas se caldean los dedos

Se hinchan

Y desprenden que todo corre tan de prisa..

Estos ojos son la una de la noche, vierten pisadas

Abrazando madrugada, medio despiertos

Alejarse como todos, dando un guiño a esta paz

Llamada noche

Como tantas veces, cojeamos por vivir

Y otras nos cegamos por amar.

Atraída por el viento de esta noche,

roza mi cara, será mi almohada,

enrollada entre sombras, descansaré,

contenta, voy de mis manos, escribir.

 

Despertaré, contigua al encanto,

de intensa luz, bajo rayos de sol.

Imagino, conseguir eliminar prisas,

suavidad que envuelva esta habitación,

sé que no hay distancias entre el silencio,

impulsos, cargar de la música,

adorar esas cosas que salen de prisión,

perlas de la noche, sin fuerzas,

poemas, vislumbran sin tensión,

suerte alertar al ruido que no me despierte,

bajo ninguna gota de irónicas palabras.

Vuelvo abrir la inmensidad visible,

impenetrable modo, sensible del lugar,

dejo ser el interior, puede ser una amiga,

dulzura, o puedo tener durezas,

vale ser la misma, pero "yo".

 

En este cuarto libero la mitad del día,

en otro me dejo sentada, nocturna,

efectos, enigmas nuevos, recorren mi cuerpo,

donde pierdo rencor, el temor.

Hago un estanque, con agua fresca,

casa de madera, reflejos ambos,

de todo al revés.

 

No seré la única loca, que por fortuna,

pueda disfrutar sin ponerme de pie,

entrar escalofríos, en la cálida oscuridad,

mientras baila subida en una nube,

mientras sueña, indomable,

acoger mi alma, en estas horas de verano.

A veces he conocido girarme,

bajo el fondo de la tierra,

cubierta las mejillas sin flor,

porque hasta el aire, era un disfraz,

asfixiantes penas, que siempre, el mundo las aligera,

y debía volver a fluir, como la sangre,

con la luna, el sol, abandonada sin comprender,

la sencillas etapas al caer, tanta vida,

y un corazón seco.

 

A veces, cargué un momento de brisa,

y quizás fue tu alegría, quien me trajo a tu ventana,

entregada, extraña aparecer,

viendo un cielo en tus labios,

silenciosa,¿te acordarías ahora de mí?

detenida, escuchando risas,

alrededor de unos instantes

y yo quien sabrá donde acaba,

mi vuelo, al suelo de otro viaje.

 

A veces, tu ayudaste, árbol verde,

avanzar con misteriosos nervios

seguida de miradas y paseos,

de gentes saludar, agradecer lo más vital,

donde yo ahora no importaba,

ni tan siquiera lo más profundo

de la raíz, bastaba ser parte de todos,

desplegando ramas, ritmo en libertad.

 

A veces, fui secretos de fantasías,

envuelta de papel, invitaros al mundo mágico,

del amor, en un cuaderno

tal vez os acordareis de una hoja,

que en ella pusisteis, calmados, paz,

mientras yo caía, bajo tus pisadas,

porque ahora comprendo,

que a veces de lo más simple,

salen cosas útiles,

Languidezco, del fruto

que me tocó sufrir los golpes,

y tuve el tormento de los años

barro que se hunde siempre,

ante cualquier sed tuya

porque solo blanda podías

arrancar toda mi desconfianza,

en cada ser.

 

Y tras la belleza desnuda que se caen

cualquier hoja, sin adornos

estabas tú, para despertar

entre la realidad y los sueños

ser disfrute nuestro,

aun me encuentre cubierta por la nieve.

Estamos en un árbol, mirando la tarde
sabes ponerme la copa de hojas
y gastar mis deseos
el corazón tiene calor
me tienes presa, brillo en ti
estamos soñando bajo la sombra de nuestro sol
y mi boca, te busca, entre la hierba
suspiro, y no es la raíz, son nuestras manos,
que dejando, el dulzor entre sombras
nos acaricia ser nuestro deseo.


La voz se puede dominar
el dolor se puede contener
la costumbre, no enamora
lo que me da la lumbre, es la libertad
puedo ser una acacia, una poeta entera
porque me dirijo, cuando más me hace falta
pero mi frente, me hizo más grande que un cuerpo,
 y levanté gracias a ti , el mirar
he soñado muchas veces
he templado mis deseos,
decapité las desilusiones
pero hoy...ahora si me siento palpitar,
es porque hacia mis manos,
hay estelares encendidas que solo tú, las descubres.

Lamento mirar el infinito,

cuando estoy más cansada,

acariciar el campo y salir del túnel,

cuando estoy más muerta.

 

Alboroto lejana, en una boca viva,

y la tierra da un horizonte, ausente,

gozar de donde lo que nace,

sean amores imposibles.

Hundo el color en olvidos,

asciendo a las nubes, curvas del monte,

paisaje pálido, extraño mundo,

se hace materia existente.

 

La palabra traza segar la soledad,

el poema esculpe la música,

y por cada revólver...

quiero otro compartir

en mi delirio abandonada.

                                              

 

A pesar de no ser una rosa
que perdida, cerrada, buscase tu aliento
tienes otra magia de palabras
que inspira abrirse como princesa
ansias de un reino hecho de corazones
cercano y profundo tu apoyo
lejos del dolor, caminos sin penas.

Es tu fondo el mar, cielo tierra,
atrapando de los vientos cada nota,
sonidos  que del alma  llenas de melodías,
sigue, fascina tu cabalgar, crea
no estas solo hay voces pegadas a ti
entre lagos, jardines secretos,
envueltos de sueños puedo volver
ser niña otra vez.

Siempre te encontraré
en las gotas de lluvia,
en un tren que toma su libertad
en un árbol que a tu sombra se cobija
en besos sensibles, sinceros
en un abrazo volando como los pájaros
en la nieve suave como lunas
saber que de la nada sin rumbo
existes en muchos suspiros.

Deseo decir al viento, amigo
que a veces sin querer lloro
y es cuando miro, ahora, no estas conmigo.

Escucha,  hay un silencio
va a entrar la música
esa que enciende, sensibles,
donde sé...
te encontraré.

Sumerge de la noche tu voz
 suave melodía, estanque de brisa hacia ti
 arrastro el latido sin la frontera
 fría por cada lágrima
 pero sin el miedo de rasgar lo más intimo de mí.

  Escribo, queriendo darnos vida
 ausencia de rozarte, sentirte
 perforando la caricia, que me traslade a tu cuerpo,
 y luego a tu boca.

 Encontrar en nuestras lenguas
 esa pequeña estancia que no me asfixie
 por no tenerte junto a mí.

Y pongo el alma, en las teclas
 como de algún piano
 se desliza la mente, en el aire
 y ponen en la noche recuerdos
 en la distancia, dulce canto
 riente, y sonando soy de ti
 que siga sonando, para estremecer
 y hacernos el amor.

 

 Pasillos nocturnos  
 voces en la distancia
 saberte cerca cuando estoy lejos
 tenerte en mis brazos al amparo de la noche.
 Respirar el dulce hálito del ayer
 de una foto anclada en el tiempo
 sabiendo que....
 te volveré a ver…
 pronto.
 Discurriendo sin sentido mañana
 respirando dulces tardes de músicas hoy
 mirándote a los ojos...desde la distancia.
 La noche cae ya, mi amor
 y tu estas ahí
 descubriendo el susurro robado al viento
 es mi murmullo de olas de seda
 que levantan tus mas bellos instintos
 sabedores de que
 la próxima Luna será
 la nuestra.

Existieron palabras que no derribaron, una lágrima,

herida de voces que duelen en mi corazón,

y un aire en estaciones crearon de color,existir,

una nostalgia de veranos en el agua,

una niña bajo la luna,iba creciendo,

casi te esperaba en una mariposa, del deseo,

hilando las alas, te encontré, en la música,

dime tú, amigo

soy una loca sedienta de tu amor,

incubas hojas bajo la lluvia,

arrullo acariciando tus manos,

y del beso haces el sonido aprisionado,

de lo que soy y siento,

me acostumbro a calmar el temblor,

a reír a tu lado, y no dormir la poesía

sobre cada alegría y tristeza,

calmo contigo mi caminar.

  

 El sendero es claro,

Todos pueden ver el camino,

El puerto a lo lejos,

El cielo límpido y abierto arriba,

El abismal verde abajo.

¿Oyes la sinfonía animal?

Todos cantan como si fuesen uno solo.

Igual que los duendes que se esconden a tu paso,

Igual que el viento acaricia cada recoveco,

Así vas caminando,

Como dueño del sendero.

Atestado de diminutos seres,

Que se asoman interrogantes,

En saber quien se acerca.

Y tú avanzas,

Seguro, positivo,

Arrastrando el rojo,

Lanzando el ocre,

Ahora el viento es tu aliado.

Nunca ser humano ha sido,

Sin ser de natural consentido,

Sin culpable y sin razón.

El principio no existe,

Siempre ha estado allí.

Y al final al desierto negro volviste,

Con restos sin vida,

De tu voluntad.

Días has dejado pasar,

Planes has elaborado,

Dones has recibido,

Y…

Muerte por muerte,

Has construido,

A tu alrededor.

Contempla ahora pues tu sagrada obra,

Huele el viejo roble,

Observa la singular silueta animal,

Oye el desolado silencio,

Ausente del canto,

Sin hembra con risa.

Y ahora disfruta,

Goza del placer,

De ver tus estertores,

En la cima del viejo roble,

Que tú mismo destruiste.

No has aprendido nada en este viaje,

Tal vez lo hagas…

En el próximo.

 

Amanecer

Un contacto en la piel

 y pude coger tu mano,

 mi corazón se despierta,

nacido en tu memoria,

liberando al aire, un sueño,

como mensaje nuestro,

inmenso pulso desde el frío,

para encender los ojos a la luz del día.

Imposible ocultar tu caricia,

desde esta niebla que baña, la ciudad,

gotas caen, y hablo a mi paso,

y apago como fundo lo que hiere,

de mi alegría que caminas tú.

Imagino tu beso, para sostener

al mundo que me enfrento,

perfil deforme y amarguras.

Quiero que seas cascada en mis escritos,

un mar en cada línea, el sol...

Caminamos por el jardín

Rodeados de un sol otoñal

Entre verdes setos

Por el laberinto

Besándonos

Corriendo

Como niños.

Enterrando voces extrañas

Tan solo arrullados

En libertad dormida

Nuestros pasos

Van sembrando siluetas

Junto a la orquesta de pájaros

Tuyas, mirlos y cipreses

Son el mapa de guía para crecer

Nazca tu sonrisa junto a la mía.

Tranquila…sosegada…como venida de otro mundo llegaste a mí,

Eras el cuento invisible,

Las palabras del viento,

Esparciendo pétalos de flores amarillas,

Sensaciones del sueño que vive en la pantalla.

 

Juntos recorrimos hermosos lugares,

Visitamos anhelados espacios,

Saboreamos los placeres del amor,

Sabiéndonos uno…juntos…por siempre.

 

Y ahora aquí nos encontramos, amor mío,

En la pausa inquietante de nuestras existencias,

Experimentando el sabernos unidos,

Vitoreando a los cuatro vientos nuestra dicha.

 

Sermones aguardarán en las esquinas,

Miradas corroídas por envidias navegarán extenuantes,

Queriendo nuestro mal,

Deseando nuestra inquietud.

 

Solo una cosa se: que te amo,

Y ningún ser de este u otros mundos,

Podrán separarme nunca de ti,

Porque lucharé hasta caer exhausto,

Y aún así… me tendrás…siempre a tu lado.

Sólo las formas internas van llorando,

la mirada se esfuerza en señalar

que fuera nada va conmigo

y de cualquier modo con este calor tomaría una cerveza fría

para escapar mi mente un poco del fraude e injusticias.

 

He pasado calles sin la necesidad de hacerlo porque admito que mis huesos

están en la superficie cansados sin vacilar gracias al coraje ser yo misma.

No hay tareas, es una pausa de no ser una marioneta esclavizada en la sociedad

como todos los locos en querer salir de los problemas

intentando quitar tanta miseria al vivir.

 

 El estómago pide comer igual que latidos en mis sentimientos.

Odio el sistema del engaño y debería enumerar muchos ejemplos

con toda la paz por bandera de como me gusta que fuera.

 

La fruta magnifico placer pero sin su movimiento de época

jugo agonizante bajo el control de basuras con trampas

¡Como les gusta llenar sus bolsillos!.

Los ríos enjambres de residuos incapaces de sostener sus cauces

desechos de cristal porque los humanos los embutimos igual que el mar

para edificar en terrenos salvajes.

 

Ahora el paisaje permanece infantil

quiero abarcar sin reglas, quizás un libro, una película que me construya un sueño

pero… ¿Habrá realidad?.

 

Me iré con la soledad más tarde y me pondré sin tendencia social unos zapatos libres y el pelo revuelto.

Mecer en la cuna de no a las prisas como agua de un amanecer por la nieve que se deshacen al escribir en sollozos.

Escucho una flauta cabalgando presa en cualquier lugar al viento

ni la ropa  es una piel que te hace ser

ni unas gafas pueden ocultar como clavan entre paredes la verdadera historia.

 

Odio las drogas ese tocador de saltos inequívocos de alegrías

que sitúan los días adulterados para encontrarte después con las manos vacías

para que otros cocinen tu hambre y hagan de sus dominios con tu propia sangre

cuando ya nada seas ni digas.

 

Ese vino soñoliento a medida

ese quiero brindar y fundirme contigo

así nuestros tragos mi amor

desnudemos vidriosos de un por fin juntos.

Siempre contigo la vida es hermosa y distinta.

Por si no te dije alguna vez
en mi triste cansancio
y no quise reloj
sólo una oscura ventana
que tú me llenas de amor.

Cuando no quise al mundo
entrando en un letargo
por las frías gentes
quise con fulgor
estar a tu lado
porque me llenas de amor.

Se evaporan al tocar tu mano
los pesados días
y guardé en secreto
en alguna estancia
olvidar junto a ti
por tanta locura
en tu presencia
entre risas
qué sólo basta esa tranquilidad
para saber ...
que me llenas de amor.

Tengo la mejor fortuna
atesoro tu gran corazón
tomando prestado
colores de naturaleza
donde nos unimos de abrazos
con el mar.

Ahora no hay límites en escribir
gracias.

En lo más confuso
pueden ser mejor
las lágrimas
al abrir los ojos a  tu lado
la vida no es tan rara.

Desde mi ser
adónde tanto me llenas
con tu amor.

Ahora vivo!

paseo junto a ti,

Otra vez miro a las gentes
En una terraza
Sin vacilar en el amor
Mi rostro en tus ojos
Las manos compartidas
Para abrir destellos
En nuestra paz.
 
Ahora duermo a tu lado
Acunas mi alma
Un sueño travieso
Nace de felicidad
Belleza despedirse
En la noche del mundo
De los insomnios
Solo nuestro ser
Intensos cuerpos
Para dar gracias
Entre sueños.
 
Ahora existe un recreo
Sobre mi piel
Te alzas transparente
En la virtud del silencio
Es imposible sentir soledad
Como pisan los pies en los charcos.
 
Sonrio
Fuerza de tu presencia
Ser yo cuando me nombras
Niña!
Resplandecer del momento
Tan nuestro!
Cubierta por dentro y por fuera
Hueso, carne, inquietud
El verso de libertad
Existir en realidad
Mas sensible
La hoja que protesta
Que sin ti no tengo lo natural
Intensa
Interminable
Es mi amor hacia ti.

Quiero que este momento nunca despierte,

Que nos quedemos un rato más aquí,

Besándonos, queriéndonos, amándonos,

Que todos los días fuesen el mismo,

Que nos busquemos a cada segundo en nuestra cueva,

Deseándonos, anhelándonos, hallándonos,

Que el mirlo nunca deje de cantar,

Que el Sol nos inunde en la mañana,

Perdiéndonos, cuidándonos, adorándonos,

Y así, que no muera el día,

Que la noche sea eterna,

Que la sinfonía de nuestros besos,

Impregne eternamente nuestras almas,

Quedándonos, esperándonos, enloqueciendo de amor cada día.

 

No estoy soñando

Pensarás en tu paciencia

En la razón torpe

Suspendida a veces

En mi mundo

Y algunas penas con enojos

Para no dormir.

No estoy soñando

Comprender los sentidos

Cuando somos risas

Canciones, bocas

Deseando un destino

Que el universo nos alumbre

Para terminar juntos siempre

En las madrugadas.

No estoy soñando

Veo tu cara, tus ojos

El abrazo sincero

Las disculpas, comprender

Apretadas nuestras manos

Tu humor valiente

Saltando mientras me gritas

Bajo los granizos.

No estoy soñando

Eres manantial

Mi amor primero

Los celos cuando muero

Tu ternura sin esfuerzos.

Eres mi nueva vida

Que comienza

Igual que la infancia.

No estoy soñando

Pones el futuro

Más libre.

Allí donde quedemos

Será el primer hogar

Todo cuanto soy

Pienso, afirmo

Mi orgullo de tu ser

La justicia en tus palabras.

No estoy soñando

Rozo los tuyos

Tus sueños

Todos los momentos únicos

Para no existir la soledad

Esa que se desgasta

Por las venas de amarguras

Angustias en la distancia

Porque pones brillo

En mis ojos

Tú y yo sabemos

Nos espera poco a poco

La huida en el horizonte

Donde nuestra casa

Será cada día

Nuestro cumpleaños feliz

Con una luna de miel.


No hay frases,

Cuyo fondo, más vivas

Muevan como tú mi ser,

Te siento en el valor

Sujetando los días

Ahora que tengo

Aliento de tus manos.

 

Soy feliz

Nada es mejor que estar contigo,

Existen infinitas palabras

Pero una sola basta,

AMOR.


No hay poesías

Tomando su razón

Que no me sorprendan

Más que tu verdad,

Al caminar

Dormir a tu lado,

Sentirnos solo uno.

 

Habrá sorpresas

Con cuentos de hadas

Pero lograremos

Construir nuestro propio mundo

Porque lo más importante

Ya lo sabes…

Que te quiero.


Así tan sencillo,

Digo: Te extraño

Nada más quisiera rodearte

Y no estas

Quedarnos en la almohada

Escuchar música

Hay veces que reparto el día

Sin querer hacer nada

Porque me faltas.


Y te sueño inventando una sonrisa

En vernos de nuevo,

Para descansar, mi amor.

 

Al despertar soy afortunada

No hay un lugar

Que no me hayas velado

En la ducha, al vestir,

Hasta cuando pongo

Mis zapatos.

 

Estas en el espejo

No transcurre entonces el tiempo

Yo te miro, pones dos besos

En mis labios

Y en un abrazo me dices…

Ve mi niña al trabajo

Nos queda menos.

 

Y con el viento marcho

Más profunda

Porque en todos los vacíos

Tú eres

Quien mi vida llenas.

No te rindas, aún estás a tiempo de abrazar la vida y comenzar de nuevo, aceptar tu sombra, liberar el lastre y retomar el vuelo.

No te rindas, que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños, abrir las esclusas, destrabar el tiempo, correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor, no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se acalle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tu seno.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque lo has querido y porque yo te quiero, porque existe el vino y el amor es cierto, porque no hay herida que no cure el tiempo.

Abrir las puertas, quitar los cerrojos, bajar el puente y cruzar el foso, abandonar las murallas que te protegieron, volver a la vida y aceptar el reto.

Recuperar la risa, ensayar un canto, bajar la guardia y extender las manos, desplegar las alas e intentar de nuevo, celebrar la vida, remontar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero. 

Déjame tu corona, sencilla,
cuando descansa entre mis manos,
es tu vida entre el mundo injusto,
donde perdemos angustias,
por nuestras ausencias,
ese caminar deforme
cuando te echo
tanto de menos.


Escribo el latir,
toda la unión de un baile
soñado que nos damos,
en tomar la sal dulce
de nuestros cuerpos,
carne que respira, descansa,
huye del asfalto.


Dejadme del amor
su cauce como agua,
algún día sabrás...
que a veces sorprendo,
la parte rebelde
que no conoces de muerte
por no romper el silencio.


Todo contigo acaricio,
las hojas del corazón
a paso salvaje
en descubrir sus colores.


Locos apretando
el fuego de un beso
ardiente sexo
inventadas en plantas
sobre un volcán.

Me río del otoño,

Deshojando los años,

Hasta cuando el Sol,

Ansia giros de vida,

Prosigo en la existencia,

Del yugo que nos oprime,

Rebosando del campo,

La única verdad que existe.

 

Busco la música,

Un despertar en mis sueños,

Dulcemente a solas,

O en el seco montón,

De madrugadas,

Con una mirada perdida,

Que lleva su engaño,

De mis pies,

Presa de la esclavitud.

 

Adentrada la noche,

Rompo cadenas,

Cuelgo la devoción,

En éxtasis,

Para marchar salvaje.

 

Astros y Tierra,

Esperanza y no ser,

Ansias contenidas,

Son instantes de ficción,

Vertidas en grandezas,

En mi eternidad única,

Expanden para que no termine,

Cuando nuestro anhelo,

Sigue en el infinito,

Estallido abierto,

Y muchos aún pasan hambre.

Sentado frente a mí,
apenas entra luz,
huiremos de las cosas comunes,
ven, ilumina con tus ojos,
cada rastro que otros ignoran,
vivos, deseantes,
generosos astros, atrevidos,
sobre mi cuerpo.


Tengo orgullo pausado,
tan despacio, sin temores.
Agotaremos las ardientes sombras,
un torrente de horas en llamas,
por cada fantasía del amor,
palpite y nos sienta,
ciegos hasta el último deseo.


Suavemente tu entrega,
servidor que esperas
el regocijo de los besos,
desde mis pies a la cabeza.
Pelo que te envuelve más allá
para ondear mi felicidad
tan libre y salvaje.


Bailes de grandeza,
abrazarte en ecos mágicos,
dominios perturbadores,
los dos en uno,
que solo quieren vibrar,
adentro de ti.

Estas palabras
tuyas como mías,
no vacilan en tristeza,
ni hacen oculto el deseo,
de una esencial armonía,
que revelan nombrarte
por cada línea que escribo.


Tierra que rueda
en la espesura de los olvidos,
difumino tu imagen
y valora difundir,
que en ti no siento ese vacío.


Tu humildad
abre nuestro caminar
en resurgir de nuevo,
la libertad de niña,
creando un mundo,
en nuestro corazón
con ríos de besos,
que nada ni nadie,
puedan romperlo.


Eres el cauce,
el color de una flor viva,
un poema y frases
que hoy abrazo,
y tantas veces,
se quedaron inútiles,
quietos en el horizonte.


Suspendidas las miradas,
nuestra piel bajo las sábanas,
porciones luminosas caen,
en gotas de un árbol,
ocultando del mundo,
el odio.


No se cansa la voz,
ahora más despacio,
con los ojos cansados,
robando tu pierna,
mientras repito "te quiero",
casi dormida.


Continúas, respiro,
logro poner mi cabeza,
en tu hombro,
ingenio natural,
brotándome segura.


Avanzo sin perder nuestros juegos,
atrayendo el sueño,
que nos vence,
y siento deuda contigo,
compusiste desnudar mi yo,
romántica y fuerte.


Desbocaste sin los miedos,
 grandes brisas de alegrías.
Subida al silencio te llevo,
siga en mi alma tu ternura,
cuando huimos a dormir,
porque no hay lugar,
que no sienta el ansia de tu presencia.

En cada parte del día,
es tu entrega al lado mío,
todo está lleno mi cuerpo,
desde el corazón sostenido,
para recorrer por ti, alegría.


No existen ausencias,
porque cuanto hago, digo,
tú estas para ayudarme,
escuchar mis deseos,
dificultades,
cambias olvidar de las palabras
todo lo que me aflige.

Florece la sangre, sin yedras del pasado
sin castigo, porque nos falte un beso,
Destrocé algunos versos
la poesía cortada, de tristezas.


Un nuevo grito nace en mí.
La otra vida entre olas,
que siempre había deseado,
se mueve abierta,
llena de otras estaciones.


Esperé encaminada,
a lo sensible, en una fortaleza,
a un nacer del viento,
sobre donde nada era.


Acudí de repente
extendida,
amasar todo lo que no comprendí.
Extraer de la tierra como bandida,
lo que puede ser prohibido,
y del cielo tantos sonidos en cantos,
en agradecer todo el amor por ti.

Fríos recovecos de pozos
humedades sin horizonte
calculados ladrillos en mi mente
 poblaban mi vida rutinaria.

 
Danzas sin sonidos
platos sin sabores
lugares que nunca visité
era mi vida como la de muchos otros.

 
Despertaba cada mañana al son de la niebla
que teñía de colores huecos
hasta que un día
sin buscar
sin anhelar
simplemente
hallé una luz al final de ese pozo
del que me creía prisionero eterno.

 
 Un dibujo de humanidad
 pintando colores rojos de pasión
 y verdes de comprensión
alma noble y bella que me devolvió la vida
esa que creía perdida en la noche sin pausa
un ser que me llena de calor y de luz cada día
porque
 yo sin ella...no se ya vivir

Mostrar ahora la respuesta
despojada la noche
de estrellas que serán nuestros besos
para ver agitar
sobre lo oscuro
un camino de nieblas.


Proyecto "te quiero"
desde dentro
mientras desprendo

La fortuna sincera
hasta estremecer esta hoja donde escribo.

 

Hallar cada instante
desde los  sueños
 a la hora primera
 sintiendo aire contigo
 sobre lo mas inmenso
 para que nada nos separe.


 Reitero el deseo
 lo amable de tu sonrisa
 fuerza de caminar
recoger tus palabras
en miradas y silencios
excesos de placeres
cuando no existe el tiempo.


 Amo tus gestos
 suavidad en tus manos
 lo profundo en una ciudad
o lo más retirado
para hacer inevitable
este "amor" inmenso.

 

Esta noche,
quisiera lanzar mis versos al viento,
que viajen más allá de los tiempos,
entre susurros olvidados,
en rincones de infancia.


Y quisiera enviar mi alma,
por encima del sol,
de la galaxia,
a través del mágico misterio de la vida,
que nos une y nos separa.


Que no hay vida sin tu abrazo,
pero que mi abrazo es,
la eternidad del tuyo.
Que un día nos encontraremos,
en la noche sin fin,
y reiremos juntos más allá de los tiempos.


Cuando todo se haya desvanecido,
cuando todo no exista,
tu y yo existiremos,
pues la vida es la eternidad sin pausa.


Es la constante que retorna,
cuando nuestros recuerdos nos llaman,
porque  la vida es recordar,

la vida que se nos fue.

Porque sabemos

que un día,

volverá a nuestro ser,

otra vez.

JARDÍN ANTIGUO
Ir de nuevo al jardín cerrado,
que tras los arcos de la tapia,
entre magnolios, limoneros,
guarda el encanto de las aguas.
 
Oír de nuevo en el silencio,
vivo de trinos y de hojas,
el susurro tibio del aire
donde las almas viejas flotan.
 
Ver otra vez el cielo hondo
a lo lejos, la torre esbelta
tal flor de luz sobre las palmas:
las cosas todas siempre bellas.
 
Sentir otra vez, como entonces,
la espina aguda del deseo,
mientras la juventud pasada vuelve.

Sueño de un dios sin tiempo.

LUIS CERNUDA

Dedos llenos de frases llaman a la orquesta
nombres de una hoja y un Rey navegan luminosos con Itzamatul  
por cascadas doradas llenas de trigo y miel
nadie nos dijo nada, giramos desde el alma,
lleno el aire de cantos y sonrisas
del día sonoro, que los montes no ponen lejanías, 
 palabras afables que enredan emociones puras
gracia que no termina su canto en la tarde, ni una luna nuestra,
robaste nuestros castillos nebulosos llenándoles de tu luz
entrañables acogen humildad, en momentos de vida,
por eso quemamos nuestras cajas y arrojamos los viejos recuerdos
y rellenos de canciones quedamos con la belleza de sentir
sabiendo que los que estamos a bordo nunca te daremos la espalda

Porque somos con tu nombre alegría en el cielo

Me han gustado las alas
romper las jaulas
en tu silencio, tu sufrir, una nube
no se lleva tu malestar
os escribo, desde mi nada
desde otro absurdo, que jamás es un sermón
los consejos, es verlo ausente
es muy difícil, absorber el mal
pero payasa en  libertad
soy cotidiana
me uno, a un pájaro
y la voz se dibuja en el suspiro,
lleva el sonido una voz
nuestro sueño
ganas de vivir, regañarnos aun faltándonos las estrellas
nos reflejamos, cada día
intentando el oro de la felicidad
somos cubiertas nuestras caras
pero las estaciones, miran
que el tiempo hay cercanos espacios
que luchan por continuar
que las raíces, a pesar de la enfermedad
las supera la blancura, de dormir
que los trapos sucios, no caminan

me siento cómplice a vuestro lado
son veredas de luz , de sentir
afilan sueños
reflejar, que nuestra cara

no solo es sonrisa,
es.........gracias!!!!! a los dos
sumergida en palabras
COMPARTIROS


 

De todas las miradas, tu me haces ser una,
de todas tus gotas en un cristal, que vistes
soy tu agua, que bucea en ti
soy del aire muchas nubes
soy esa Reina, que de canto escribe subida en tu canto

esa pequeña, que no vio, terminar el día
débil , pero no de sueños,
en los delirios, eres somos tan parecidos,
converso con la infancia,
llevo la garganta mas puesta,
más firme, comprender,
que no soy tan muda,

que no mato, mi alma, porque consumo, amarte,
y el consumo, no es lo que escribo,
en esta madrugada,

que me uno a tu ventana
soñolienta, abro mis brazos
no me abandones, acúname, en tu luz

rompo el miedo, porque la miel,
nace, ente paredes,
eso tan yo, que me rozas, con tu paz,
mientras conviertes, un existir en mi mas feliz.


Si fuera del aire, tocando mi verdad,
la que alcanza ser de nuevo más libre
como la lluvia al caer
seria caminos despejados.


Si llegara la noche, y me viera sobre mis sueños
seria partir en forma de paz
Si trasladase un desnudo de mi alma,
sin prisas ni voces
y mirase la belleza de vivir mi tierra
no me dolería tanto, no verme tan irreal.


Si pudiera, empujarme
llena de las llamas que abrasan,
anularía lo que tengo por imposible,
si no fuera por cuando escribo,

y lloro, con la mano de sombras que me alcanzan
si esta verdad que evadida, gira huir.

Y soy la furia desde dentro
quizás ya no pudiera soportar,
mirar más gente, que como alacranes
destrozan donde yo, siento comprenderos.


Si esta tristeza, no fuera por las estrellas,
que miro, y llenan la soledad,
porque ilimitada siento,
que algún día podré hacer como ellas
 y diré, ahora ya me toca a mí ser feliz.

 

IMPROVISACIÓN

No pude pronunciar sílabas, complejas, amar,
cañones oxidados y grutas perdidas en horizontes
semejantes a una nuez hueca
barcos amarraban a las orillas
embarcando al son de las olas
en el pueblo hay un puente
y de frente quiere abrazar lo imposible
olvida el daño frente a la lluvia
y comienza tu nueva vida,
a tus senos llegaran nubes estrelladas 
aceptas, sigue abriendo el abrazo deseado, ahora
hastiada detrás de una ventana, contigo navegar
descubriendo cascadas de sueños de amor
llegar a ti, desde este delirio pensarte
en los días tristes donde solíamos cantar
sin prisas disecamos la huida
amparándonos en refugios de quejumbrosa tormenta
olvidamos la angustia, las evidencias,
dejando atrás los lobos del descontento
el ser espinoso, los cuerpos olvidados de lo natural, amar
siento que la noche
me quita el peso del mundo a tu lado
es llegar mas hermosa
vislumbrando en el camino la orquesta solitaria
comenzando la senda, el llegar a todo
y no sentirme nada.

 Lugar del mundo, que hago mío,
 velada de la noche,
 secuencias que mueven,
 este momento.


 Deseos surgen insaciables,
 una imagen nueva, misterio amarte,
 mientras reflejo inventar,
 lo que no se haya dicho.


 Sentido espiral expresar,
 la llama de esta galaxia, que inicio,
 armonía verbal, ternura, plenitud,
 habitas en mis sentimientos.


 Crece más allá, hábil corazón,

que corre hacia ti,
 en serenos copos de sonrisas.
 Conozco, tu voz, tan mía,
 semejante al abismo,
 de todo que es posible,
 por recibir tu cariño.

Construí una casa de sueños
cuando el agua arropaba con la brisa,
te ahogaste en la cueva de lágrimas
asustando tu viento y juventud,
te bailé sobre las mesas
y no encontré ningún lugar para mí
y te esperé hasta que te conocí
 porque del desvelo coronabas ausencias,
ahora cada día levanta esperanzas
mi corazón estelas de paisajes como niños,
mirándonos a los ojos nos elevamos
nacemos de nuevo desgarrando lo que perdimos,
y así habitamos la casa cercada y segura
ondea el amor, donde no hay más camino,
que atravesar mares de deseo
caricia de los días, que sin ti ya no podría seguir
tapando las lagrimas con el muro de nuestro amor.

Mi riqueza, es verme sin  ella

es observar que todo lo tengo en mí

que nada poseo y parto de sentir

es entonces, cuando solo un manto

envuelve tristeza

porque os lleváis lo mío

cuando calzo mis sueños

para el gran misterio, doléis.

Mi riqueza, no es soy la primera

y jamás nunca la mejor

vale más tiradas alegres, sonreír

compartirte, en una gran sala

pendiente de tu alma

que ofrecerte todo cuanto sufrí.

Mi riqueza, es un despertar en la mañana

y no tener que currar

es fuerte ver que te vierten mentiras

y todo sin querer se pueden volcar

porque solo existe, servir

Mi gran riqueza…ay esa rozarte!

Libertad razón de vivir.

En este momento abro la risa, cierro las tragedias

Desaparezco sobre las tapias, no me limito

Me pierdo del tiempo y el espacio, no callo ser salidas

Lleva escribir a la dimensión, mundo de comienzos

No hay que pensar en barrancos podridos

Rebaso la locura carretera sin informar, de temor

Fugaz libre sin miedos, reposo y no me asesino sin piedad

Me devuelve el aire desnuda, y puede ser que pase siempre

La loca que no pone fin y consiga una forma de ser

Rebelde alegre, amando entre seres, ser más libre.

Puntos suspensivos….

Si alguna vez miras solitario, quedándote perdido

Si hasta el pobre los dedos se abran vencidos, ante ti

Es aquel que su miseria se descubre social

Porque las batallas no las lleva un anillo

Y todo es un peso sin darnos libertad

Nadie nos salva, ni se lava en agua bendita

Solo momentos chirrían, al viento las hojas

Y desvanece la lluvia que espera

Hasta un fruto dejar

No hay milagros, entre el mar y sus olas

No hay flor sin agua, alrededor, hemos llegado tarde

Por confundir un credo, en admitir que no somos animal.

 

Deslizada al fondo de miradas

estoy sentada en un autobús

desactivo esa tristeza, absurda

después del día de trabajo

fusiono conmigo una ocasión ambulante

palabras, el objetivo de vuestra evasión

 momentos al desorden, escapan

me han dicho, voy, vengo,

y un filo de ojos que no son de calma

clavan en la distancia, a cualquier conocido

el cielo oscurece y me debo culpable

por no tapar los oídos, solo finjo.

Un niño hace reír,

su madre no siente lo mismo

y esta cara de mujer ampliada por los nervios

quisiera quitar de su alcance

todo lo que movilice a su hijo

próxima parada, asomo la cabeza

quizás otro día vaya caminando.

Toma asiento, un anciano

lo he visto otras veces entrar

saca del bolsillo un pañuelo

y provoca la ocasión dice:

"es muy de noche, ya!"

es la verdad, y le hace reflexionar

quisiera tal vez el hombre, parar el reloj

y dando tumbos y giros prosigue el conductor

tal vez sea el único allí subido

que tenga constancia del mundo exterior

mientras a la espalda siguen voces

satisfechos documentar a su acompañante

la oportunidad de excavar vidas

como insectos similares a moscas

siento murmullos, por fin llego

y con la boca abierta de sueño,

envuelta entre el humo de gases

voy alejándome del circo

regreso y sonrío, necesito silencio.

 

 Una señora de luto que camina con un plato de comida tras su hijo pues el crío es tan nervioso que no es capaz de sentarse un rato y comer en la mesa. 

 

Una señora que atesora mil y un recuerdos de otros tiempos donde las cosas eran más sencillas y nadie buscaba tanto como ahora el lucro fácil y rápido, el interés de un momento para pasar al olvido incierto o el desapego familiar para desarrollarse como ser humano.

 

Una señora a la que siempre le ha gustado el arte en general y la música y el cine en particular y que con ello nos ha enseñado a muchos a construir nuestros propios gustos artísticos.

 

Y una señora a quien este que escribe ha querido y quiere tanto que cuando ella ya no esté a su lado sabe que un poco él también dejará de estar pues el cariño, la entrega, la sensibilidad y sobre todo el amor que le ha inculcado no son regalos simples y vanos y esos dones han sido tan grandes y hermosos que solo a ella se la puede llamar con el único nombre al que tan maravillosamente ella ha representado en todos estos años… ese nombre es…madre.

 

Llegaste como cálida brisa de primavera

Arropaste un viejo corazón agotado de tristezas

Iluminaste el oscuro sendero con la pupila constante

Amaste el alma del deseo alterado.

 

Puñales de verdes besos se clavan en mi carne

Sueños con nubes adornadas de añoranzas

Como dos trenes que se cruzan en la distancia

Como dos gotas de lluvia que juntas van cayendo por el cristal.

 

Hoy desperté con la daga en mi mente

La oscura noche se asoma al lejano horizonte

Un cansado obrero emocional que esconde la traición incondicional

De la inefable familia invisible.

 

Y en ese transcurrir fue cuando apareció en la delgada frontera

La balanza de la razón disfrazada de emoción

Sin exigir razones ni nombres

Sin pretender inútiles conclusiones

Sin debatirse entre dardos y palabras

Con solo el discurrir de pájaros, árboles y arroyos

Con senderos de paz y bulevares llenos de mundos

Con la sonrisa timida y el beso encontrado

Con el abrazo sincero y la hoja del corazón.

 

Eres la risa marina de mis ecos presentes

La razón de mi isla oculta al vieto

Eres cielo azul en noche negra

El grito del alba al atardecer de mis días

Y eres brisa de eternos deseos

Garabateados en un trozo de papel reclicado

Al amparo de tu sonrisa desvalida cuando te marchas de mi lado

Esperando siempre ese paraíso por donde revoloteen las gaviotas

Escalando muros de granito

Que se desvanecen en las puestas de sol de mi imaginación.