"Contigo soy como esa niña que lleva en su mano un cuaderno de hojas lleno de dibujos con corazones".


Hoja (Jueves 27 de mayo de 2010)

En tus ojos me veo como soy y brillamos tan alto que no comprendo sufrir.

Nunca cantaré otra canción,

Nunca interpretaré otra melodía,

Nunca observaré una puesta de Sol,

Sin pensar en tí.

 

Nunca jugaré bajo la lluvia,

Nunca amaré como ahora,

Acaso no sabes que estás en mis pensamientos,

Todo el tiempo, haciendome hundir,

Hundir, hundir, hundir, deja que me marche.

 

Si solo el cielo supiése cuanto te amo,

Seguro que enviaría ángeles para atrapar mis lágrimas,

Algunas aparecerían cuando el sol se marchase,

Marchase, marchase, deja que me marche.

 

Nunca cantaré otra canción.

Muriel Anderson -

I´ll Never Sing Another Song

(Tokyo Lullaby)

 

Tiempo,

Temible factor,

Constante en la distancia,

Implacable en los anhelos,

Inexorable elemento que nos vuelve insomnes,

Sin obtener medida ni horizonte.

 

Noche,

Deseada o temida,

Indiferente a los cambios,

Fría y cálida a la vez,

Donde nos abrazamos y reimos,

Sin importarnos el qué dirán.

 

Sueño,

Desde donde viajamos,

A lugares que algún día tu y yo visitaremos,

Esos que hoy me llevan a ti,

Al eco de tus risas,

Tus tristezas y alegrías.

 

Amor,

El que tengo para darte,

No hoy, no mañana, eternamente,

Renacer constante de emociones y nostalgias,

De recuerdos imaginados,

En tu ser.

 

Y asi,

Cuando el tiempo se detenga en nuestro abrazo,

Cuando la noche llegue para amarnos,

Cuando el sueño de una vida juntos se haga real,

Entonces el amor nos enviará una canción,

Y nos dirá: "La música y la magia no tienen fin",

Y la escucharemos cada noche,

Volando para borrar pasadas lágrimas,

Precipitándonos al abismo de los sentidos,

El dulce barrido del amor prohibido,

Justo cuando empieza a titubear el día,

Mirándonos a los ojos,

Sabiendo que somos libres,

Sabiendo que nos amamos,

Como yo te amo hoy.

No existe calendario ni publicidad,
Ya sabes que es un 6 de Mayo,
Pensaba escribirte,
Que soy hermosa desde que te conocí,
Y se me subian los colores,
Aun cuando te acercas.


Arrancas de mi interior,
Igual como viento,
De cada música.
No soy impresionante,
Escritora, artista,
Desplomada de fama,
Ya me conoces mi amor.


Del capitalismo ...avaricias,
Has dado tu abrazo a esta hoja,
Y dado a una tortuga luz,
Fulgor sereno de no perderte,
Porque no eres un broche,
Ni adornos,
Lo mejor que tengo sin interes,
Eres tu.

 

 

Amor,

Como trazas iluminar mis ojos en penumbras,

Donde solo con nuestros cuerpos vencemos los años y vuelve la juventud,

Todo el tiempo damos cuando estamos juntos,

Sin mas alegria que nombrarte"mi chico".

 

Tu me das este ahora,

Este nombre vencedor del ayer y del hoy tan presente,

Porque haces levantarme siendo yo misma,
Envolviendo la habitación en risas,

Cosas sencillas,

Paz para olvidar al resto del mundo,

Entre canciones juegos y vida.

 

Me gustan nuestros paseos cogidos de la mano,

Nuestras cenas cómplices en miradas,

Ir de tapas y gritar por las calles:

"!Te quiero mucho!

!Que se pare este instante!"

Porque...soy feliz.

 

¿Por qué hago como tu dices?, ¿por qué debo dejarte libre?


¿Por qué suspiro?, ¿por qué no trato de olvidarte?


Debe haber sido eso a lo que los amantes llamamos destino,


Lo que me mantuvo diciendo: "Tengo que esperar".


Las vi a todas, pero no pude enamorarme- hasta que nos conocimos,


Tenías que ser tu, tenías que ser tu.


Estuve deambulando y finalmente encontré – a la que,


Me haría ser yo mismo y a la que me haría llorar,


E incluso estar contento, sólo por estar triste - pensando en ti.


He visto a otras, que nunca podrían ser nada serio,


Que nunca podrían interesarme, o intentar ser el jefe, pero no lo harían,


Porque nadie más me dió esta emoción - con todos tus defectos, todavía te quiero,


Tenías que ser tu, maravillosa tu, tenías que ser tu.

Frank Sinatra - It Had To Be You

 

Soy de esas personas,
Que creen inundar la posibilidad,
De que no existe la envidia,
Y no aparentar lo que no somos,
De tener las mismas fuerzas,
Como me seduce un trozo de chocolate,
No soy hada, dama, estatua, señora...
Soy llegar y morir como tú.

Ahora es ponerme en mi,
Lo hago porque te quiero,
Desde los instantes que fusiono tus ojos con los mios,
En cada momento doy gracias por conocernos,

La forma de tu figura que marcha,
Y no lo entiendo.


Tus besos decididos sin final,
Que añoro,
Cuando no estoy contigo.
La musica que se abandona,
Cuando acercas en ti la melodia,
Como las huellas que pongo en tu piel desde mi piel salvaje,
Sensibles sellos que sorprendo,
En tu sexo.


Soy como moriré,
Un fracaso,
Un sin resolver de injusticias,
Mar sin ola,
Risa en lágrimas,
La fuerza del grito,
Que se destruye.


Por ti puedo amar,
Con el sabio anhelo,
Que suspira la paz,
Sabia fuerza exacta,
Sabia fuerza de ti en mi,
La libertad de lo mas tuyo y mio,
Que jamás sabré decir con palabras.

Pincha en la Imagen

Una Hoja Arrastrada Por El Viento

La tecnología y la naturaleza siempre han habitado polos opuestos. La grandeza del alma humana habita en tu bosque particular y ese lugar está donde tú estás. Tal vez hoy nos haya tocado vivir en espacios deshumanizados con términos como Internet, chats, foros sociales, blogs o incluso esta misma Web en la que te encuentras.

El espacio es el mismo que el de tu bosque favorito solo que en lugar de árboles, hojas, animales e insectos hay otro tipo de habitantes llamados bits and bytes, códigos binarios, Mp3 o podcasts.

 

 

Desde esta Web os doy la bienvenida a mi pequeño espacio natural lleno de sensibilidades, sueños y poesías que espero os hagan sentir que este bosque virtual existe realmente en nuestra imaginación. Un bosque que, poco a poco, se irá llenando de palabras, sonidos e imágenes donde poder descubrir el lugar más lejano y querido de nuestros sentidos.

 

 

 

Un beso y espero que disfrutéis del viaje.

 

Hoja

 

Mereces un amor que te quiera despeinada,

con todo y las razones que te levantan de prisa,

con todo y los demonios que no te dejan dormir.

Mereces un amor que te haga sentir segura,

que pueda comerse al mundo si camina de tu mano,

que sienta que tus abrazos van perfectos con su piel.
Mereces un amor que quiera bailar contigo,

que visite el paraíso cada que mira tus ojos,

y que no se aburra nunca de leer tus expresiones.
Mereces un amor que te escuche cuando cantas,

que te apoye en tus ridículos,

que respete que eres libre,

que te acompañe en tu vuelo,

que no le asuste caer.
Mereces un amor que se lleve las mentiras,

que te traiga la ilusión, el café y la poesía.

Frida Kahlo

 

 

"Anoche sentía como si muchas alas me acariciaran toda,

como si en la yema de tus dedos hubiera bocas que me besaran la piel.
Los átomos de mi cuerpo son los tuyos y vibran juntos para querernos.

Quiero vivir y ser fuerte para amarte con toda la ternura que tù mereces,

para entregarte todo lo bueno que haya en mi y que sientas que no estás solo.

 

Cerca o lejos, quiero que te sientas acompañado de mi,

que vivas intensamente conmigo,

pero sin que mi amor te estorbe para nada en tu trabajo ni en tus planes,

que forme yo parte tan intima de tu vida,

que yo sea tu mismo,

que si te cuido nunca sera exigiéndote nada,

sino dejándote vivir libre...

 

Te quiero como eres,

me enamora tu voz,

todo lo que dices,

lo que haces,

lo que proyectas.

Siento que te quise siempre,

desde que naciste,

y antes, cuando te concibieron,

Y aveces siento que me naciste a mi.

 

Quisiera que todas las cosas y las gentes te cuidaran y te amaran y estuvieran orgullosas, como yo, de tenerte.

Eres tan fino y tan bueno que no mereces que te hiera la vida."

Frida Khalo

   

VUELO

Sólo quien ama vuela. Pero ¿quién ama tanto
que sea como el pájaro más leve y fugitivo?
Hundiendo va este odio reinante todo cuanto
quisiera remontarse directamente vivo.

Amar... Pero ¿quién ama? Volar... Pero ¿quién vuela?
Conquistaré el azul ávido de plumaje,
pero el amor, abajo siempre, se desconsuela
de no encontrar las alas que da cierto coraje.

Un ser ardiente, claro de deseos, alado,
quiso ascender, tener la libertad por nido.
Quiso olvidar que el hombre se aleja encadenado.
Donde faltaban plumas puso valor y olvido.

Iba tan alto a veces, que le resplandecía
sobre la piel el cielo, bajo la piel el ave.
Ser que te confundiste con una alondra un día,
te desplomaste otros como el granizo grave.

Ya sabes que las vidas de los demás son losas
con que tapiarte: cárceles con que tragar la tuya.
Pasa, vida, entre cuerpos, entre rejas hermosas.
A través de las rejas, libre la sangre afluya.

Triste instrumento alegre de vestir: apremiante
tubo de apetecer y respirar el fuego.
Espada devorada por el uso constante.
Cuerpo en cuyo horizonte cerrado me despliego.

No volarás. No puedes volar, cuerpo que vagas
por estas galerías donde el aire es mi nudo.
Por más que te debatas en ascender, naufragas.
No clamarás.  El campo sigue desierto y mudo.

Los brazos no aletean. Son acaso una cola
que el corazón quisiera lanzar al firmamento.
La sangre se entristece de batirse sola.
Los ojos vuelven tristes de mal conocimiento.

Cada ciudad, dormida, despierta loca, exhala
un silencio de cárcel, de sueño que arde y llueve
como un élitro ronco de no poder ser ala.
El hombre yace. El cielo se eleva. El aire mueve.

MIGUEL HERNÁNDEZ

(1910-1942)

Serrat - 12 - Solo Quien Ama Vuela